2/4/2011

El origen de la palabra Café

El origen de la palabra también tiene sus diferencias. Unos dicen que viene de palabra turca Kahveh, que designa, el fruto del cafeto. Otros dicen que es por Kaboueh, que es una palabra árabe que significa fuerza, y por último esta Kaffa, que es nombre de una ciudad etíope, donde dicen que se empezó a cultivar la planta. Por ultimo están los que defienden el vocablo árabe kahwah (Caua). Lo que si es cierto que el término se extendió gracias al vocablo turco que sirvió de raíz (café en francés, español y portugués, coffee en inglés, caffe en italiano, Kave en húngaro, Kia Fey en Chino, etcétera.

Parece ser que es aceptado por todos los entendidos que su origen se sitúa en Abisinia, la actual Etiopía y mas específicamente en la región de Kaffa, en torno al siglo X d.C. Los primeros documentos atribuían a la planta del cafeto propiedades curativas. Al Razí, un médico árabe de la época fue el primero en describir la planta del cafeto, el grano y sus propiedades estimulantes “muy apropiadas para combatir la melancolía”. 
Apenas dos siglos más tarde, sobre el año 1000, otra eminencia de la medicina árabe, conocido como Avicena, escribe “El cánon de la medicina”, uno de los libros más utilizados de la medicina durante siglos, y traducido al latín en el año 1200. En él se describe así el café: “su infusión fortifica los miembros, limpia el cutis, seca los humores malignos y da un olor excelente a todo el cuerpo.”

Los primeros cafés se abrieron en La Meca; en 1510 se tiene noticias de la primera cafetería en El Cairo, y desde allí se extendieron a Constantinopla donde pronto adquirieron notoriedad por su lujosa decoración, sobre la que existía gran competencia, y es en el año 1534, en Constantinopla, donde aparece por primera vez escrito el nombre del café, en una explicación y comentario de sus cualidades.
Fuente: escrito de Javier Adán Galicia, España
Imagen por: Petr Kratochvil

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada